Las tarjetas de crédito son emitidas por empresas financieras con la finalidad de prestar dinero para que el usuario adquiera un producto o servicio sin necesidad de contar con efectivo, una cuenta corriente, de ahorros o fondos en cualquiera de ellas. Si utilizas las tarjetas de crédito inteligentemente, verás que puedes ahorrar con ellas.

Este es un práctico medio de pago que te saca de apuros en muchas ocasiones, pero mantenerla requiere que estés al día con el pago puntual de tus cuotas, evitando de esta forma crear cargos adicionales o aumentar los intereses que como consecuencia incrementarán tu deuda.

¿Cómo funciona una tarjeta de crédito?

Estas tarjetas representan una línea de crédito otorgada por una entidad financiera, mediante la cual te ofrecen una forma para gestionar tus pagos de inmediato y luego cancelar tu deuda con ellos en la medida de tu disponibilidad de presupuesto.

Por ejemplo, con una carrefour pass que se identifica como Visa Pass, contarás no solo con la tarjeta de crédito como tal, sino que también te servirá para emplearla en forma de débito. Lo que además te brinda una serie de ventajas adicionales con tu fidelización.

Entre las mencionadas ventajas se destacan los descuentos en precios, devoluciones de compras y otra serie de beneficios que son muestra de que efectivamente se puede ahorrar pagando con tu tarjeta de crédito, solo es necesario que tomes en cuenta algunas recomendaciones durante su utilización.

Claves para ahorrar pagando con tarjeta de crédito

Ponemos a tu alcance una serie de consejos que te permitirán aprovechar aún más tu tarjeta de crédito; de esta manera no solo disfrutarás poder realizar tus pagos de forma inmediata, sino que también tomarás medidas que serán la clave de tu ahorro durante su utilización eficiente y rentable. Toma nota de lo siguiente:

  • Lo primero es no incurrir en retrasos en el pago de las cuotas para amortizar la deuda de tu tarjeta de crédito, evitando de esta forma que sean aumentados los intereses y adquieras una deuda mayor a la suma que te fue suministrada en forma de préstamo.
  • Reduce en lo posible los gastos de mantenimiento de tu tarjeta de crédito, para ello escoge un tipo de financiamiento que no requiera pagos adicionales y de ser posible que cuente con intereses mínimos.
  • Busca una tarjeta que te permita retirar dinero en efectivo sin cobrar intereses.
  • No tengas más tarjetas de las que puedas mantener, algunas de ellas aunque no las emplees generan gastos operativos que pueden convertirse en una renta mensual, la cual tendrás que pagar pese a que no las uses.
  • Aprovecha los puntos disponibles en tu tarjeta para obtener descuentos durante tus compras.
  • Elige locales que estén asociados a tu tipo de tarjeta de crédito, para que disfrutes de descuentos que representarán un ahorro durante tus compras.
  • Disfruta de las tarjetas de crédito que están asociadas a las aerolíneas para que obtengas un vuelo gratuito o la posibilidad de llevar equipaje extra, como recompensa por el mantenimiento de una excelente línea crediticia.
  • Forma parte de los clientes Premium dentro del aeropuerto, esto te brindará mayor comodidad y un importante ahorro de tiempo, ya que no tendrás que hacer colas durante los chequeos y serás tratado como un cliente preferencial.

Como puedes observar, son muchas las formas mediante las cuales ahorras dinero al realizar tus pagos con una tarjeta de crédito.

Algunas de estas tarjetas están libres de comisiones durante tus viajes al exterior, mientras transites de forma segura por cualquier territorio, sin tener que preocuparte por retirar dinero en efectivo para realizar tus pagos.

No es necesario tener muchas tarjetas si eliges alguna que te ofrezca amplia cobertura crediticia. Recuerda que cuanto más tengas, mayor será tu tentación por gastar y llegará un momento en que puedas perder el control para terminar adquiriendo una deuda que pagarás por el resto de tu vida.

Mantén solo la cantidad de tarjetas de crédito que tu presupuesto te permita cubrir, de esta forma aprovecharás sus beneficios, realizarás tus compras de forma inteligente y estarás ahorrando cada vez que pagues con este práctico instrumento financiero.

Por otro lado, vale la pena añadir que tu tarjeta crediticia avalará cada una de tus transacciones comerciales, con lo cual podrás alcanzar bonos y prestigio, lo que se traducirá en una forma de ahorro rentable con el tiempo.

Especialmente si consideras que muchas de ellas te permiten realizar devoluciones con reintegro de dinero o tomar parte en los descuentos exclusivos suministrados por algunos comercios y almacenes del mundo, son evidentes las razones por las que vale la pena adquirir este tipo de tarjetas.